Blog Home Ibiza Spain Travel

Qué hacer en Ibiza en 5 días

¡Hola a todos y todas! Como muchos ya sabréis, hace unas semanas se me fue completamente la cabeza y decidí planificarme en cuestión de unos días un viaje a Ibiza. Como ya sabéis, lo de organizarme no se me da precisamente bien, pero conseguí montarme un auténtico planazo, y hoy os vengo a traer un pequeño diario sobre cómo disfruté al máximo de las playas y la vida nocturna que vais a encontrar en Ibiza.

Para los que no lo sepáis, Ibiza es una isla preciosa que está en España, bastante pequeña pero con una gente increíble y muy divertida, sin contar las preciosas playas, con sus calas y su agua súper limpia y transparente y la enorme cantidad de opciones que te ofrece para irte de fiesta (que no me gusta a mí poco, jejeje).

Así que en esta entrada de secretsforyou.es, os voy a traer mis recomendaciones personales sobre qué sitios visitar, dónde comer, qué planazos podéis hacer y un montón de cosas increíbles que os vais a ir encontrando a lo largo de todo el blog. Me gustaría saber vuestra opinión también, tanto los que habéis ido como los que os lo estáis pensando, ¡así que no dudéis en contarme vuestra experiencia en instagram.com/iesther28!

Lo primero que os tengo que recomendar, son las playas. En Ibiza están las calas y playas más preciosas que yo haya visto, y el clima en estas fechas (y en casi todo el año) es perfecto para disfrutarlas como se merecen.


Playa de Benirrás.

Está a 10 minutos desde San Miguel, y se puede ir en coche perfectamente porque tiene dos aparcamiento gratuito con un montón de espacio. Mi plan ideal es ir allí a pasar el día, comer en alguno de los sitios que tiene cerca (hay tres restaurantes en la playa, una boutique de ropa y un chiringuito) y, entonces, esperaos al anochecer. Sin duda, un espectáculo maravilloso, que se vive mucho más disfrutando del ritmo de los tambores que se puede escuchar de fondo los domingos, un ritual hippy para despedir la semana.

Es una preciosa cala rodeada de colinas con muchos pinos, y un suelo de arena fina. Además, si sois muy inquietos y no os gusta tomar el sol de verano, mi recomendación 100% es la opción de alquilar un mini-barco. Es un punto popular de amarre para yates privados y barcos a motor, y la empresa Bohemian Boats Charters nos enseñó lo precioso que es viajar en un barco tradicional por estas costas.

 


Cala Salada.

Esta sí que no la conocía, y la verdad es que es una pasada. Ahora veréis por qué.

Si bien es cierto que antes os decía que en Benirrás no tendríais problema para aparcar, venid preparados para Cala Salada porque hay pocos sitios y mucha gente. Si sois de los listxs que creéis que si aparcáis mal no os va a pasar nada, estáis tan equivocados como yo (¡ay!).

Rodeada de colinas de bosque de pinos, la pequeña calita de arena tiene un agua hermosa y clara, poco profunda y perfecta para nadar. El fondo marino es en su mayoría de arena blanda.

Para los que os atrevéis con todo, también puedes saltar desde los acantilados, pero ten cuidado y comprueba la profundidad del agua primero, no es seguro saltar desde cualquier sitio (aunque otra gente lo haga).

Hay un restaurante (su nombre es Cala Salada, claro está) en el extremo más alejado de la playa que es muy popular con los residentes y fantástico para probar platos tradicionales como la paella de marisco. También dispone de un chiringuito donde comprar helados y refrescos para llevar.

Esta Cala está en San Miguel y muy muy cerquita de su vecina, Cala Saladeta.


Cala Boix.

Es una cala pequeñita rodeada de una especie de montañas, que a veces da un poco la sensación de agobio. Además, la arena quema bastante (si decidís ir, llevad chanclas en condiciones).

Sólo estuvimos de paso, porque tampoco merecía la pena como para pasar el día allí, pero de todas formas os dejo alguna foto.

Hace bastante viento de vez en cuando, así que Cala Boix también es un lugar decente para el ‘bodysurfing’ (¡para los que os guste el deporte mientras os ponéis morenxs!)


Aguas Blancas.

Se encuentra en Santa Eulalia. Favorita entre los residentes de la isla, es una playa apta para nudistas en un entorno junto al mar bastante normalito.

Paramos a comer y aprovechamos para hacer algunas fotos, y, en mi caso, tomar un poco el sol. Y la verdad es que FLIPÉ cuando de repente vi a gente que estaba llena de barro rojo. He leído un poco y se ve que añadiendo un poco de agua al barro de los acantilados se forma una pasta que es muy beneficiosa para la piel.


Cala Nova.

Es una playa bastante pequeñita y escondida, pero con mucho encanto.

Algo curioso es que allí da el viento muy bien, así que es uno de los pocos lugares que encontraréis si os gusta el surf, aunque en la isla hay muy poca gente que se dedique a ello.

Puedes andar por la costa hacia la izquierda, que te conducirá hasta otra pequeña playa, Cala Llenya. Hacia la derecha irías en dirección a Es Caná, que es la localidad desde la que os recomiendo que vayáis para no perderos.


Cala Conta (Platges de Comte).

Y por fin llegamos a mi sitio preferido de toda la isla: la Cala Comta, como la llamo yo (porque realmente se llama Conta en castellano y Comte en mallorquín), es un sitio al que cada vez que voy me siento que estoy descubriendo un sitio nuevo y diferente. Prepárate para gozar de lo lindo. Tiene vistas fabulosas sobre algunos de los islotes que están repartidos por toda la costa de Ibiza, preciosas aguas azul turquesa y varias zonas diferentes a explorar. En mi opinión es la mejor playa de la isla.

Hay como 3 zonas diferentes: una entre muchas rocas, otra entre preciosas dunas de arena, y otra que está en el extremo más alejado y se llega caminando por peldaños excavados en la roca. Sus aguas poco profundas son seguras para los más peques y son claras como las de una piscina.

En temporada alta la playa es muy popular, así que ven pronto por la mañana o ya muy por la tarde (así también disfrutáis del anochecer, que es precioso). Pasad por el supermercado que veréis llegando, pues hay dos restaurantes en la playa pero siempre mejor comprarlo antes (¡además así coméis lo que más apetezca y es mucho más barato!).


Sa Talaia.

Si os gustan los atardeceres, pero no queréis ir a una playa, este es vuestro lugar de Ibiza y no se habla más. Algunos lo vísteis en Instagram Stories.

La vista desde lo alto le corta a uno la respiración. Desde la bahía de Sant Antoni de Portmany hasta el casco histórico de Dalt Vila en Ibiza ciudad, tienes toda la isla a tus pies, y la puesta de sol que se ve desde arriba es sencillamente impresionante.

Para llegar a la cima hay un caminito encantador rodeado de árboles y flores, así que el viaje hasta allí también se disfruta un montón.


Mercadillo de Las Dalias.

Este famosísimo mercadillo es el autenticamente hippy (o como lo llamo yo, “hipijo” #marcaIESTHER ). Abre los sábados a partir de las 10 de la mañana, y merece la pena ir, aunque no queráis comprar nada, para echar un vistazo y disfrutar del ambiente que se forma.

Entre sus especialidades se incluyen la ropa y las joyas artesanales. A menudo con música en directo, me lo pasé genial tan sólo dejándome llevar entre los puestecillos llenos de telas y diseños típicos de los hippies, y disfrutando del trabajo de los artesanos de la isla.


El castillo y el casco histórico.

Esta es la parte antigua de Ibiza, y la mejor para hacer un turismo un poco más diferente, aunque yo como soy como soy, siempre lo combino de un par de maneras, ahora veréis.

La mejor forma de visitar sus calles pequeñas y empinadas es a pie y con unos zapatos cómodos y resistentes (¡os lo recomiendo, muy importante!).

El castillo es realmente, como yo lo llamo, “una ciudad elevada”. Desde la parte de arriba de este castillo hay unas vistas que son espectaculares. Además, en esta ocasión tuvimos la suerte de coincidir con el mercadillo medieval, y eso hizo que el paseo se convirtiera en algo mucho más divertido en el que descubrí un montón de cosas nuevas.

Este camino, por cierto, es lo que os decía antes del turismo “diferente”. Siempre nos lo hacemos varias veces. Básicamente porque no me puedo resistir a irme de compras por las tiendas que hay por allí, así que echamos un rato comprando, y después nos subimos al castillo en sí y tomamos algo por la zona, que está súper bien.

El día que vamos al castillo siempre cenamos en el Il Dek Italian Bistrot, un restaurante que está justo después del puente elevadizo del castillo, a mano izquierda. Es un sitio agradable, que te ofrece una experiencia única para comer, y el servicio es de lo mejor que he estado nunca. Está 100% recomendadísimo.


Ibiza ciudad.

Si eres de los que opinan que con pocas horas hay tiempo de sobra para ver el centro de Ibiza, estás muy equivocadx.

Hay una ciudad amurallada preciosa, y mientras vas recorriendo toda la parte “moderna”, vas encontrándote una combinación de cultura histórica y de tiendas modernas, junto con tienda “hipijas” (espero que ya hayáis aprendido lo que es), con un montón de cosas monísimas y que me pasaría el día viendo.

Además, es una zona, junto con otras bastante concretas, donde es muy top salir de fiesta. La verdad es que las discotecas de Ibiza son de lo mejor, el ambiente nocturno es genial, es bastante seguro y la diversión está asegurada. Hay sitios donde quizás es algo caro consumir, pero si buscáis bien hay un montón de garitos y de salas donde te sorprenderás de lo barato que es para lo bien que están.

Si vas a Ibiza (¡y eres mayor de edad!), tienes que salir de fiesta al menos una sola noche en una isla donde es algo completamente necesario.


Y bueno, este ha sido el resumen de los sitios en los que he estado. He visitado algunos más, pero creo que estos son los que debíais conocer. De verdad, si queréis vivir una semana como la que he vivido yo de emociones de todo tipo, de calma, fiesta, cultura, compras y mucha diversión, os recomiendo 100% hacer una escapada a la isla. Así que si vais, ¡decídmelo, que quiero saberlo!

Otra cosa que debéis saber es que he retomado el blog, así que vais a ver mucho más contenido y os voy a poder hacer muchas más recomendaciones, tanto de viajes, como de sitios, trucos, consejos, etc.

¡Os veo por aquí!

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply