Blog Home

Como influencer es tu responsabilidad

Mucho se ha hablado de lo poco que trabajan los influencers, de todos los beneficios que obtienen y la vida que a través de unos stories enseñan que llevan.

Todo es fácilmente criticable si no tenemos en cuenta todo lo que no se ve. Tampoco vengo a contaros en este post todo el trabajo que hay detrás de cualquier perfil de Instagram; de eso, quizás hable más adelante, si queréis.

En esta ocasión, os vengo a comentar una experiencia que empezó hace unos meses con una empresa que me ofreció una colaboración.

Se trata de una ONG, que me propuso llevar a cabo una acción de cara a su promoción en redes sociales para así conseguir voluntarios que fuesen a diferentes sitios a ayudar en colegios, comedores, orfanatos, etc.

En principio, cuando recibí el mail, flipé, ya que era algo que sin duda me apetecía muchísimo hacer. Una acción sin cobrar, por supuesto, ya que se trataba de un voluntariado.

Tras esto, me informé, porque considero que como influencer es mi obligación. Ya no solo porque a mí me apetezca hacer la acción, sino que has de informarte un poco en la medida de lo posible del historial y valores de la empresa y ver si encajan contigo.

Como en todo, de vez en cuando todos “la cagamos” y más en el mundo redes que todo es relativamente nuevo y, a veces, hay lio detrás (de muchos tipos jajajaja)

El caso fue que, después de informarme sobre esta empresa, me reuní con ellos y les terminé diciendo que lamentablemente no podíamos llevar a cabo la colaboración porque no quería jugármela a recomendar algo tan delicado por mis redes sociales, ya que había visto en noticias que hacían referencia a sus malas gestiones y por experiencias de otros compañeros que igual no era en esta ONG todo como lo contaban.

Un poco… desagradable. Pues esto no hacía más que empezar.

Un mes después me escribió una chica por Instagram, una de vosotras, una de las que ahora mismo está de “voluntaria”. Me comentaba que igual era buena idea que colaborase con esta empresa, yendo de voluntaria y dándoles difusión por redes sociales ya que ella iba a ir con ellos e igual podíamos coincidir y conocernos.

A todo esto, yo ya había cancelado la colaboración con esta empresa.

A X, que así se llama la chica, le dije la verdad: el poco trato que había tenido ya con ellos y a qué se debía, tal cual (así por resumir), pero, claro, yo tampoco tenía una experiencia directa como voluntaria con ellos por lo que tampoco tenía una seguridad al 100% de que no cumpliesen con lo que decían, por lo que a X le aconsejé buscar toda la información que pudiese. Ya que, aunque algunos influencers habían colaborado con ellos previamente y por ello sus redes parecen de fiar, quizá no era oro todo lo que relucía.

X  me escribió unos días antes de ir a Ghana, comentándome la situación que estaban viviendo los compañeros voluntarios del primer grupo que ya estaban allí y la volví a decir que no fuese si estaba a tiempo. Esta chica es de las mías y una vez que empieza algo lo acaba… por lo que se fue jajaja.

Las cosas no están yendo ahora mismo tan mal como en el grupo de los primeros voluntarios que fueron que fue un desastre, proyectos que no existían, sin sitio donde dormir y comer y un montón de menores con 0 supervisión, #notbadyeswehelp, las cosas ya van más o menos bien gracias al escándalo que se ha montado en prensa, que su vez tampoco está ayudando a tranquilizar a las familias de los chicos y chicas que están allí. Hablo con X siempre que puedo para preguntarla, ella ya está bien, tranquila y con saber eso me vale. Puedo garantizaros que para mi que una de vosotras me escriba con esta situación me pone el corazón del revés y estoy al tanto por ella y por como termina saliéndola todo a ella y a todos los valientes que con ella se van ahora sabiendo que las cosas con esta empresa no serán tal y como dijeron.

(También os digo que a los que no les han dado el visado ahora por ir con esta ONG tampoco les han devuelto el dinero, 850 euros). Este año esta ONG lleva a 600/700 voluntarios… así, como dato.

Todo esto para contaros que toda persona que de difusión en medios sociales de cualquier producto/servicio o empresa ha de informarse bien previamente de los antecedentes de la misma ya que en este caso no era el primer año que había un problema tan gordo con esta “ONG´´.

No todo perfil en Instagram de una empresa con seguidores es de fiar o cumple con todos los proyectos que dicen cumplir. Internet va más allá, por lo que todos cuando contratamos cualquier servicio debemos informarnos previamente y más aun si eres influencer, ya que puedes liar una muy gorda a personas que te ven sin querer SOLO POR NO INFORMARTE que es supuestamente uno de tus puntos fuertes.  No quiero saber como me podía haber llegado a sentir de haber ayudado a esta SUPER ONG y dado esa difusión, y que luego alguna/o de los que me seguís se hubiese visto en la situación de X.

Creo que si queréis invitaré a X al blog a que nos cuente su experiencia como voluntaria de primera mano con esta empresa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply